Rhodes, ciudad medieval, Rhodes, Grecia

Rhodes es una ciudad situada en el extremo norte de la isla más grande del archipiélado Dodecaneso que lleva el mismo nombre (Rhodes). Tiene un ciudad medieval muy importante con muchas ruinas en una posición envidiable donde estaban los antiguos puertos y donde hoy están los puertos modernos. El coloso de Rodas, una de las siete maravillas del mundo, era una estatua gigantesca, tradicionalmente ubicada en la entrada del puerto. Tiene un hermoso lugar que es el centro turístico de la ciudad: la Plaza de Hipócrates; donde encontramos varios buenos restaurantes modernos con balcones iinstalados en la terraza en la parte superior; en el centro de dicha plaza hay una fuente turca. Tiene hermosas cerámicas y una columna coronada por un bùho en bronce. Otro lugar para conocer es la calle de Sócrates; pequeña callejuela que va desde la plaza hacia la Mezquita de Soliman, calle totalmente comercial. Bordeando la Plaza Hipócrates, hay un interesante edificio de piedras con escalera exterior conocido como ‘Castellania’ o Logia de los comerciantes. El edificio continúa a través de una serie de pintorescas arcadas en la calle Aristóteles que une a la plaza Hipócrates con la de la Arquidiócesis. Atravesando la puerta Akandia, encontramos las ruinas de Santa Maria del Borgo (siglo XIV). Hay tres ábsides que permanecen a pocos pasos de las murallas y una parte de la antigua nave. Las murallas de la ciudad medieval de Rodas se extienden por más de 5 kilómetros. Hay una docena de puertas y la más magistral es la puerta de Amboise. Hay dos torres redondas imponentes, pero se abren en una chicana y todavía hay que cruzar la puerta Saint Antoine para entrar en la ciudad. La otra puerta notable es la Puerta del Mar o Puerta del Puerto; que era la puerta principal. Hay también dos hermosas torres almenadas, bastante atractivas. Sobre el arco semicircular, vemos un bajorrelieve mutilado que representa a la Virgen con el niño rodeada de San Pedro y de San Juan el Bautista. En el lugar de la Arquidiócesis hay otra fuente de líneas muy modernas con tres caballitos de mar en metal que celebran el entorno marino cercano. El Puerto Akandia es uno de los tres puertos de Rodas; es el más antiguo; aquí podemos ver los barcos de los pescadores. El Puerto de Mandraki, que tiene los ciervos, le da la bienvenida a los barcos y lanchas particulares. El tercero, cercano a las fortificaciones, da la bienvenida a los gigantes  cruceros y barcos de pasajeros que vienen desde Pireo.
El puerto de Mandraki está protegido por un dique largo de 300 metros en que se encuentran todavía tres antiguos molinos de viento; al final de la presa, el Fuerte San Nicolás defendió la ciudad de Rodas de los primeros asaltos marítimos. En el interior de la fortaleza, hay un faro que guía a los barcos durante la noche.

Consejos

Si visita Rodas sólo por un día, la ciudad medieval le llevará todo el día, pero si se queda un par de días en la isla, usted será capaz de visitarla en diferentes momentos del día. Para recorrerla la mañana y la noche son los momentos más agradables porque el sol es muy fuerte y el calor puede ser insoportable a partir del mediodía.
Usted encontrará muchas tiendas con artesanías típicas pero generalmente puede discutir el precio y obtener lo que quiere por un precio más razonable.
Si quieres disfrutar un poco del mar, no lejos del puerto, encontrará las playas para pasar unas horas agradables. Las playas más hermosas están más alejadas pero para la visita de un día, vale la pena refrescarse un poco en este mar tan agradable.
La ciudad tiene un montón de cafés, restaurantes, bares, donde podrá relajarse un poco y disfrutar de un buen café o un buen vino local.
Use zapatos cómodos y en verano lleve ropa ligera y sobre todo beba mucha agua.

Biblioteca Schoelcher, Fort-de-France, Martinica

La Biblioteca Schoelcher en Fort-de-France, Martinica, es una biblioteca pública. Se encuentra ubicada en la esquina de la calle de la Liberté y la calle Victor Sevère, frente a la esquina noreste de la plaza de la Savane. Victor Schœlcher, diputado de Guadalupe y Martinica (1848-1850) tenía una colección de 10.000 libros y 250 partituras musicales, pero como no tenía descendencia, dejó su colección al Consejo General de Martinica con la condición de crear una biblioteca pública. El edificio fue construido por Pierre Henri Picq. Fue erigido en el jardín de las Tullerías en París, se presentó por primera vez allí (1886-1887), antes de ser desmontado y enviado por barco a pedazos en Fort-de-France para ser reconstruido. Por desgracia, la mayoría de los libros originales desaparecieron con un gran incendio en 1890. La biblioteca finalmente abrió sus puertas en 1893. El edificio construido sobre una planta cuadrada con una gran cúpula que da la iluminación de la sala de lectura. Hay una mezcla de art nouveau, arte clásico egipcio y occidental y algunas influencias bizantinas. nombres de los grandes escritores franceses decorar frisos. Hay una fachada exterior de mosaico de colores.

Consejos

Si visita Fort-de-France, vale la pena ver la biblioteca y su edificio.

Si tiene suerte, podrá ver exposiciones en el sitio.

Día de los Muertos, México

Si hay una fiesta típica en la cultura mexicana, es el Día de los Muertos que se extiende al sur de los Estados Unidos gracias a la comunidad mexicana. Es una fiesta que se celebra del 31 de octubre al 2 de noviembre, con tradiciones; conocido especialmente por la realización de altares privados dedicados a los muertos con ofrendas (flores, comida, velas, fotos, artículos que pertenecían a los muertos, etc.). Del 31 de octubre al 1 de noviembre, el día está dedicado a los niños muertos, angelitos, y se sirve un refrigerio dulce y al día siguiente, el Día de Todos los Santos se dedica el desayuno a los angelitos y el resto del día es dedicado a los adultos fallecidos y se agregan otras ofrendas en los altares. La gente visita el cementerio el 2 de noviembre. Los altares se erigen en hogares, lugares de trabajo, hoteles, etc. También hay concursos donde eligen el altar más hermoso, el público puede ingresar, votar y disfrutar de la comida tradicional que han preparado para compartir y, según la región, también puede encontrar personas nativas con sus propias tradición. El altar tiene varios niveles que representan los diferentes momentos recorridos por el alma de los muertos, generalmente la foto del difunto ocupa el lugar superior del altar. En decoraciones, encontramos pequeñas calaveras hechas de azúcar, chocolate o plástico con el nombre o las iniciales del difunto. Toda esta decoración y ofrendas sirven para mostrar al difunto que es amado y que no ha sido olvidado. Por lo general, también hay una cruz en el altar. Y guirnaldas hechas con papel de colores o plástico, con cortes que muestran calaveras, esqueletos o simplemente figuras geométricas. Entre la comida, lo que no puede faltar es el pan del muerto que se hace y se come solamente en esta celebración como también caramelos o decoraciones comestibles muy dulces.


Consejos


Si visita México en esta época del año, disfrute de esta experiencia, no se arrepentirá. Los hoteles hacen sus decoraciones, eventos e incluso dependiendo del hotel (generalmente grandes cadenas), rfiestas donde incluso puedes disfrazarte.

Si tiene la oportunidad de ver una verdadera celebración en la ciudad, no lo dude, vale la pena. Los mexicanos son muy amables y lo invitarán a disfrutar de sus especialidades del Día de los Muertos, incluso estarán encantados de unirse a usted en este evento contándole un poco de la historia de esta tradición.

Si prefiere quedarse en el hotel, las diferentes estaciones de televisión reproducen las películas de terror más conocidas.