Plaza Jemaa el Fna, Marrakech, Marruecos

La Plaza Jemaa el Fna es uno de los principales atractivos tradicionales e históricos del turismo en Marruecos, que se encuentra en Marrakech, cerca de la mezquita de Koutoubia y de los zocos y el Palacio Real, y pertenece al patrimonio de la UNESCO. Es un lugar lleno de vida con una gran cantidad de atracciones populares como encantadores de serpientes, tragafuegos, domadores de monos, acróbatas, las mujeres que tratan de predecir el futuro, los artistas del tatuaje de henna, jugo de naranja exprimido incluso vendedores ambulantes y vendedores de artesanías marroquíes. Hay parrillas que venden comida a los turistas pero lo mejor es que usted vaya a los restaurantes que se encuentran en el lugar por la higiene y la calma ya que será abordado por todo el mundo mientras usted trata de ver toda esta animación. La visita en el día no es lo mismo que en la noche, cuando hay mucha más actividad y vendedores. También puede tomar un carruaje tirado por caballos para hacer un paseo por la ciudad.

Consejos

Si no le gusta estar rodeado de vendedores de todo tipo, es mejor no visitar el lugar, ya que puede molestarle bastante, pero si quiere conocer la vida real de este lugar especial, usted debe saber que todo tiene un precio, incluso una foto, así que pregunte antes de hacer una porque le exigirirán dinero después dcon insistencia.
Si es un poco más aventurero, puede posar para una foto con la serpiente sobre sus hombros.
Si desea ver todo este movimiento más tranquilamente, disfrute de una terraza en un restaurante donde se puede también tomar hermosas fotos de la plaza.
Si usted quiere comprar algo, siempre debe negociar el precio.

Pirámide de Keops, Giza, Egipto

La pirámide de Keops o Gran Pirámide de Giza es un monumento construido por los antiguos egipcios; hace más de 4500 años, formando una pirámide cuadrada de 230 metros de lado y 137 metros de altura; supuesta tumba del faraón Keops. Es la única de las siete maravillas del mundo antiguo que ha sobrevivido hasta nuestros días y es la más antigua. La pirámide es parte de un complejo donde hay un templo funerario de dos partes: el Valle o templo inferior (asociada a un muelle del puerto en el borde de la tierra cultivada) y un templo o parte superior (capilla donde el clero depositaba ofrendas diarias), ubicado cerca de la pirámide. Hay un pasillo de baldosas monumental que sirve como galería de conexión entre las partes. También hay tres pirámides de reinas, una pirámide satélite, rodeada por un muro, conectados a la galería de comunicación y varias mastabas (edificios funerarios) agrupados en tres cementerios ubicados al este detrás de las pirámides de reinas, en al sur de la Gran Pirámide, y en el oeste de la pirámide del rey.

Consejos

Se recomienda tratar con un guía local acreditado por el Ministerio de Turismo para asegurarse de que podrá hacer la visita al interior.
Usted puede hacer un paseo en carruaje para tomar fotos y ver las pirámides y al paisaje. Recuerde que debe negociar el precio.
Hay muchos vendedores en el sitio que pueden ser bastante insistentes, pero si usted no demuestra ningún interés no van a insistir.demasiado
También se puede visitar en la noche para ver el espectáculo de luz y sonido.

Palacio Bahía, Marrakech, Marruecos

El Palacio Bahía es un palacio del siglo XIXᵉ de ocho hectáreas en Marrakech, Marruecos. Es una obra maestra de la arquitectura marroquí, uno de los principales monumentos del patrimonio cultural. Fue construido al sureste de la medina de Marrakech entre 1866 y 1867. Fue construido para Si Moussa, chambelán del Sultan Hassan I de Marruecos, a su muerte, su hijo, Ahmed Ben Moussa, había ampliado la zona sur del palacio de su padre por la sucesiva adquisición y desarrollo ostentoso de grandes conjuntos de casas vecinas. El palacio toma el nombre de su amante favorita, Bahía. A partir de 1912, el general Lyautey, mariscal de Francia, lo utiliza como su residencia personal, así como la residencia de los oficiales franceses añadiendo chimeneas, calefacción y electricidad. Tiene cerca de 150 habitaciones lujosamente decoradas. Encontramos mármol, pinturas sobre madera, vitrales, muchos patios y jardines con naranjos, plátanos, cipreses, hibiscus y jazmines. La familia real marroquí del Rey Mohammed VI a veces permanece en una gran parte privada que no se abre al público.

Consejos

El palacio está abierto al público, al momento de su visita pida información porque también se puede asistir a conciertos de música árabe-andaluz y exposiciones de arte.
También puede pedir una guía para que lo acompañe y cuente toda la historia que es muy interesante.