Iglesia de San Jerónimo el Real, Madrid, España

La Iglesia de San Jerónimo el Real, es una iglesia parroquial, que pertenece a la parroquia de San Jerónimo, con un claustro barroco. Fue uno de los monasterios más importantes de Madrid. Originalmente había un convento, pero ahora no hay más que la iglesia y el claustro. Ella estaba estrechamente vinculada a la familia real y la iglesia y el convento han sido testigos de muchos eventos, siendo el matrimonio del rey Juan Carlos I, el último evento real que ha sido celebrado. En la época de Felipe IV el monasterio tuvo su mejor esplendor. Comenzaron la restauración completa de la iglesia a principios del siglo XXI. En el interior, hay una gran pintura de la ‘Última Comunión de San Jerónimo’, que es la obra de Rafael Tejeo; encontramos pinturas que fueron dadas por el Museo del Prado, el retablo gótico de José Méndez entre otras obras importantes. Durante la restauración, algunas pinturas murales del siglo XVI y esculturas muy dañadas han aparecido en una de las capillas.

Consejos

La restauración del exterior de la iglesia se ha terminado, pero todavía hay trabajos en el interior.
Para visitar la iglesia, se puede visitar su página web para ver las horas de apertura y horas de servicio.

 

Český Krumlov, República Checa

Český Krumlov es una ciudad medieval en el sur de Bohemia. Antes de la Segunda Guerra Mundial era llamada Krumau. Encontramos el castillo (De Hrad) que domina la ciudad y está conectado con el resto de la ciudad vieja por una calle en pendiente y un puente. En el interior, los caminos sucesivos nos llevan a un teatro barroco y a los jardines con una fuente rococó. La ciudad y el castillo fueron fundados a finales del siglo XII. Uno de los santuarios más importantes de la ciudad es la Basílica de San Vito (1309) en estilo gótico flamboyante. También puede descubrir el Museo de la Tortura en el centro histórico.

Consejos

No se pierda la visita a la Sala de Máscaras dentro del castillo, que está decorada con pinturas trompe l’oeil sobre el tema de la comedia del arte. Disfrute del dispositivo de audio guía que le mostrerá todos los monumentos importantes de la ciudad. Si le gustan los museos puede comprar la tarjeta Český Krumlov que le dará entrada a los principales 4 museos con un descuento del 50%. Tiene una validez de 6 meses y puede ser transferida a otra persona. Si usted piensa permanecer allí al menos 3 días, pida la tarjeta de Český Krumlov gratis en su hotel.

Bray, Wicklow, Irlanda

Bray es una ciudad en el condado de Wicklow al sur de Dublín, en la costa este de Irlanda; a 20 km del centro de Dublín, la octava ciudad más grande del país. Desde 1855 está conectada con Dublín y se convirtió en el principal centro turístico en la costa este de Irlanda, pero a partir de 1960, el interés en esta localidad costera disminuye lentamente. Bray se encuentra en la desembocadura del río Dargle. Algunos de sus distritos del norte, están incluso en el condado de Dublín y se considera parte geográfica y económicamente del gran Dublín. Hay varias líneas urbanas de autobuses de Dublín que conectan las dos ciudades. En el sur, la llanura de Bray está cerrada por el Monte Bray Head (241 metros). Se trata de una base popular para los caminantes y excursionistas. Es notable por su paseo marítimo que se extiende desde el puerto, con su colonia de cisnes en la base de Bray Head en el extremo sur – y de ahí un sendero bien usado que conduce a la cumbre. La ciudad cuenta con un equipo de fútbol profesional que juega en la primera división, los Bray Wanderers. y también cuenta con varios festivales. El más importante es el Bray Summerfest con cientos de eventos gratuitos: conciertos, mercados, actividades familiares, etc. que se celebra durante seis semanas en julio y agosto. La celebración anual de San Patricio es muy importante también con un carnaval y un desfile de 5 días. Los Ardmore Studios (estudios cinematográficos) se encuentran en la ciudad con una gran producción para cine, televisión y publicidad.

Consejos

Si usted visita Dublín, vale la pena dedicar un día a Bray. Es una ciudad con muchos restaurantes, bares, pubs, cafeterías, acceso fácil con transporte en común o incluso en bicicleta. Si usted decide quedarse en la ciudad por unos días o un fin de semana, usted encontrará todo tipo de alojamientos, desde habitaciones de huéspedes a hoteles para todos los gustos.
Su larga explanada junto a la playa invita a caminar.
Si le gusta la cerveza, visitar el bar Porterhouse que se especializa en la elaboración de sus propias cervezas. Se lo considera uno de los mejores bares del mundo.