Valle Sagrado de los Incas, Perú

El Valle Sagrado de los Incas o Valle de Urubamba se encuentra en los Andes de Perú, cerca de la capital del Imperio Inca, Cuzco, y de la ciudad sagrada de Machu Picchu; incluye todo lo que está entre Pisac y Ollantaytambo, paralelo al río Urubamba (río sagrado que corre a través de este valle). Es alimentado por numerosos ríos que descienden de los valles colindantes y quebradas e incluye muchos sitios arqueológicos y pueblos. Los incas habían elegido este lugar por sus características geográficas y climáticas; que era uno de los principales puntos para la extracción de recursos naturales, y para el aumento de la producción de maíz peruano. “Little Cusco” tiene vistas al Valle Sagrado, sobre el pueblo de Lamay y la ciudad de Calca. Se trata de una antigua residencia de los gobernantes incas a la que se puede llegar a pie. También se puede visitar el sitio de Yucay; residencia de verano del Sapa Inca. Hay un gran sistema de terrazas y canales de riego. Ahí están los restos del palacio del último inca, que consiste en una cancha (recinto rodeado por un muro de piedra y adobe) y varias casas individuales separadas por patios y tabiques interiores, el palacio Inca tradicional puede cubrir varias hectáreas. Aparte de Ollantaytambo, las comunidades de Huilloc y Patacancha son las más accesibles y dan la bienvenida a algunos turistas cada año. También hay otras pequeñas comunidades que viven en las montañas que conducen al camino de los Incas.

Consejos

La mejor manera de visitar el Valle Sagrado es hacer un tour con un guía en su idioma para también disfrutar de la rica historia de los Incas. El mismo día le mostrarán 3 o 4 sitios en función de lo que le gustaría ver. También puede visitar los sitios tomando el transporte público, si decide hacerlo, tome bien las indicaciones y lleve un mapa. Tomar un taxi es otra opción, un poco más caro, pero se puede acuerdar con el conductor por un precio fijo de retorno.
Use zapatos cómodos o deportivos, lleve agua, gafas de sol, protector solar y por supuesto su cámara.