Aix-en-Provence, Provenza-Alpes-Costa Azul, Francia

Aix-en-Provence es una comuna francesa, antigua capital de la Provenza, la sede de la Comunidad de la aglomeración de Aix, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul; fundada en 122 aC. Esta es una ciudad estación termal con un clima mediterráneo que tiene alrededor de 300 días de sol al año. La ciudad está a 33 km de Marsella. Hay tres ríos que la atraviesan: el Arco, el Touloubre y el Torso. En su centro histórico, se encuentran varios edificios de los siglos XVII y XVIII, la ciudad cuenta con 140 monumentos históricos. Para visitar: la Catedral de St-Sauveur con trípticos, retablos y tapices notables, el claustro de St-Sauveur (finales del siglo XII), el Ayuntamiento y la plaza del mismo nombre, con la torre del reloj, la Iglesia del Espíritu Santo, la Iglesia de San Juan de Malta, la plaza des Quatre Dauphins, la Tourreluque (único vestigio de las murallas medievales), las fuentes, entre otros. Fuera de la ciudad también hay otros monumentos históricos como el Puente de Trois-Sautets o el Puente de St-Pons,

Consejos

Usted puede explorar la ciudad y los alrededores en autobús, hay 26 líneas regulares.
Si quiere ir a Marsella o Gap, usted puede hacerlo en tren desde la estación de tren central de Aix-en-Provence. Si usted llega al aeropuerto de Marsella, el tren es una buena opción para llegar al centro de la ciudad.
También está el tren de alta velocidad a 18 km del centro de la ciudad para los destinos más lejanos.

 

Coloso de San Carlos Borromeo, Arona, Italia

El Coloso de San Carlos Borromeo (llamado Sancarlone) es una estatua de más de 30 metros de altura ubicada en Arona en el Sacro Monte di San Carlo, considerada un símbolo de la ciudad. San Carlo Borromeo nació el 2 de octubre 1538 en la Rocca di Arona y en 1565 se convirtió en arzobispo de Milán y dio asistencia material y espiritual, especialmente durante calamidades como el hambre y la peste. Murió en 1584 y fue beatificado en 1602 y canonizado en 1610. En 1624 comenzaron los trabajos para la construcción de una colina sagrada y también una enorme estatua visible desde el Lago Mayor, que celebrara la memoria del santo. Fue diseñado por Giovanni Battista Crespi y fue construido con láminas de cobre martillado y ensambladas con clavos y barras de hierro, mientras que la cabeza y las manos están hechas de bronce; siendo Bernardo Falconi de Bissone y Siro Zanella de Pavía, los escultores. En 1698 fue terminada y bendecida. La estatua tiene 23.40 metros y un pedestal de granito de 11.70 metros, que hacen que sea una de las estatuas más grandes del mundo y el monumento se puede visitar al interior. Con esta estatua querían representar el “gigantismo en la fe.”

Consejos

La estatua está abierta al público, que puede subir a través de una primera escalera caracol y luego otra derecha para entrar en la cabeza de San Carlos. Usted puede pagar el acceso general para llegar a los pies de la estatua y disfrutar de una hermosa vista panorámica que realmente vale la pena o añadir unos pocos euros para llegar al tope interior. Para los niños menores de 6 años es gratis.
Desde Milán se puede llegar a Arona en tren con la línea Milán-Domodossola.
Si tiene que esperar unas horas para coger un avión, es una buena oportunidad para ir a conocer la estatua, porque el aeropuerto de Malpensa está situado a sólo 23 km de Arona.